Niños en la Comunidad

Los niños no son cristianos de segunda categoría, ellos deben crecer en el seno en la vida de la comunidad y no aparte de ella. Su concepción y aprendizaje de iglesia depende de su inclusión.

Los niños pueden ministrar a los adultos, la comunidad no les será ajena si desde jóvenes participan, también al no ser una reunión litúrgica, sino flexible les ayuda a estar y adaptarse

Creemos que su aprendizaje, crecimiento y discipulado ha de ser mejor vivencial y no académico (escuela dominical) ellos tienen que vivir   aquello   aprendido en un marco real y no supuesto, no pueden estar ajenos de la práctica de los unos a los otros. No se les puede eximir de la responsabilidad en la comunidad y de su participación, no permitiendoles que maduren y participen afirmandoles en su contribución.

También si la estructura es flexible "personas y relaciones" toda su dinámica también lo será, sobre todo a la hora de trabajar e incorporar a los niños más pequeños. También se contempla un trabajo de equipación para los niños con más edad y en el conocimiento de las Escrituras pero siempre aplicable, y en relación a la comunidad

La Escuela Dominical se la atribuye a un editor de periódico llamado Robert Raikes (1736-1811) de Gran Bretaña de ser él, el fundador de la escuela dominical. En 1780, Raikes estableció una escuela en Sooty Alley, en Gloucester (Inglaterra), para niños pobres.
Raikes no fundó la escuela dominical con el propósito de dar instrucción religiosa. Más bien, la fundó para enseñar a los niños pobres los aspectos básicos de la educación. Se le atribuye a D. L. Moody el haber popularizado la escuela dominical en EE.UU (Paganismo Cristiano Frank Viola)