Una idea errónea en la transición a una Red de Iglesias

red de iglesias El criterio al hacer una transición de Congregación a una Red de Iglesias no es la tradición, sino el sentido común, y lo que nos dicen las escrituras al respecto (hemos de recordar que en la Reforma Luterana se reformo el contenido, pero no la forma) se trata sencillamente de hace las cosas ahora de otra manera. Hay una idea errónea a la hora de hacer una transición a una red de iglesias, y es la que el grupo grande se elimina, esto no es cierto, el grupo grande puede llegar a ser importante en la confraternidad, la conexión y la relevancia y utilidad en la extensión de reino en una ciudad o zona geográfica, en una transición de congregación a red de iglesias el grupo grande se hace más grande y se enriquece de una diversidad de la cual se benefician todos, ahora, ¿como afecta la transición al grupo grande?                       1.  Antes el grupo grande determinaba a los grupos pequeños, hasta el punto que los llamaba células, grupos de estudio etc. ahora y según la Palabra su identidad es de iglesia y no algo menos y ahora son los grupos pequeños los que determinan al grande, por muchas razones pero sobre todo por una cuestión de discipulado, de experiencia genuina de comunidad y de misión en su entorno, este es el verdadero cambio, que ahora son los grupos pequeños los que determinan al grande                                                                        2. En una Red el grupo grande se hace más grande porque han optado por la multiplicación y no por la suma en su modelo de crecimiento, creciendo de una manera horizontal hacia los lados y no vertical hacia arriba.   3. Lo habitual e que el grupo grande se reuna una vez al mes, para pasar incluso parte del día juntos para: confraternidad de todos los grupos, para comer juntos, para alabar al Señor, para compartir y aprender de lo que Dios está haciendo en cada comunidad pudiendo usar aquello que Dios está bendiciendo en alguno de los grupos, para equipación, es un tipo de reunión participativa diferente al culto “normal”, se convierte en un encuentro excepcional y no rutinario, celebramos lo que Dios está haciendo – Y siempre el grupo grande estará en conexión                                                                                                                                                4. No todos tienen que hacer la transición en ese momento, para algunos puede llegar aún a ser más progresivo todavía hasta que asuma los valores y el paradigma, puede incluso que haya gente que por tiempo siga el modelo congregacional del domingo, pero si es importante entender que es la ruta puesta en marcha de toda la iglesia                                                                                                                                        5. Por otra lado hay que entender que la reunión ahora no es lo más relevante, sino una vida de comunidad que en la libertad de Cristo se puede reunir cuando quiera y con quién quiera, esto no es una religión a la cual estar sujetos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *