Una iglesia sencilla

La iglesia simplemente es la gente y sus relaciones, por lo cual, allí donde esté la gente estará la iglesia, al margen de donde se reúnan, el nombre que tengan, si tiene liderazgo o no lo tiene, esto no afecta o añade nada, ya que como hemos visto la iglesia es tan solo la gente y no la define nada de esto, si no qué “donde dos o tres se reúnan en su nombre, él estará en medio de ellos”.

Esta idea simple y viral de iglesia, como sólo la gente, la dota de una libertad, agilidad y adaptabilidad para expresarse y llegar a cualquier lugar o ámbito de la sociedad frente a cualquier dificultad o adversidad, facilitándola su misión.

En su eclesiología también se ve beneficiada, la cual no requiere de grandes recursos u organización en su desarrollo, ya que su estructura básica son sus relaciones lo cual le permite viralizarse, reproducirse y extenderse en su expresión orgánica.

Entendiendo su naturaleza, de esta manera par ser iglesia no se necesita ni de un edificio, banda de música, programas, liturgia, pastor etc. Solo 2 o 3 reunidos en su nombre, es tan fácil que cualquiera lo puede hacer.

Jesús quiso dar a su iglesia está sencillez, libertad e igualdad para su expresión y desarrollo, para ser horizontal y descentralizada.

Esta idea de una estructura basada en relaciones conduce a ser esa familia y comunidad espiritual donde el nuevo convertido es recibido, integrado e implicado, donde servir desarrollando sus capacidades para añadir y bendecir a la comunidad, para crecer juntamente con ella en un discipulado relacional.

Cuando nos alejamos de esta sencillez y comenzamos a añadir requisitos, organización humana, que no existen, dificultan la centralizad de Cristo, la iglesia deja de ser ligera, viral.

julio 1, 2017

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *